Conoce los motivos por los que no debes compensar las calificaciones de tus hijos.

Reconocer los éxitos de nuestros hijos es importante, pero recompensarlos con objetos materiales es un error que solemos cometer.

 

Pero ¿Por qué es un error?

Es un error ya que parte de los deberes y obligaciones escolares de nuestros hijos es dedicarse a sus actividades escolares, por lo que al interponer un regalo con el fin de tener buenas calificaciones, conducta o desempeño es como si ellos nos estuvieran condicionando a nosotros para que tengan un desenvolvimiento óptimo, cuando esto debería ser así.

El papel que deben tomar como padres es valorarlo, pero debemos recordar que cualquier acción que realicemos trasmitirá valores a los niños e inclusive hasta los erróneos.

Por lo que realizamos una lista con 5 motivos por los que compensar las calificaciones,  podría perjudicar a los niños.

Desalienta la orientación a la excelencia

CEDUNOEL-CAUCEL

Nuestros hijos deben comprender que es importante que ellos cumplan con sus labores escolares. Con el propósito de ser más responsables, aprender a resolver dificultades y aprender a desarrollar sus habilidades. Además, es necesario que siempre lo hagan de la mejor manera posible. De esta forman logran sentirse satisfechos por la realización de haberlo logrado y no por el premio otorgado.

Fomenta una visión materialista

Este tipo de recompensas materiales e incluso en forma de dinero solo generarán el sentimiento de satisfacción y reconocimiento cuando alguno de estos incentivos se les sea otorgado.

Podría generar frustración

CEDUNOEL-CAUCEL

Si los resultados de nuestros hijos no son los esperados se crea una frustración para ellos ya que al no verse reflejado los resultados esperados ellos podrían poner en duda sus facultades y habilidades para realizar sus actividades.

Se corrompe el proceso de aprendizaje

Al darles regalos o premios por haber sacado buenas calificaciones nuestros hijos y sobre todo los de edad menor como preescolar e inicios de primaria pueden llegar a pensar que el objetivo del colegio es conseguir regalos y con ello que deben merecer este tipo de recompensas por cada acción positiva que ellos logren hacer.

Peligra el valor de la responsabilidad

Los alumnos no conseguirán ser responsables y auto motivarse a ser mejores si no aprenden que realizar sus tareas y sacar excelentes calificaciones son parte de sus responsabilidades escolares.

Por estas razones debemos hacer que nuestros hijos sean conscientes del valor del esfuerzo, de lo que cuesta conseguir las cosas y la satisfacción personal al lograr nuestros objetivos.

CEDUNOEL-CAUCEL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.